¿Renace la fantasía épica?

Parece que este mes de Junio está siendo el mes de la enhorabuena para el género de la fantasía épica,  se une a la ya (a mi parecer) genial adaptación de los libros de George R.R.Martin y a su sobresaliente continuación con la sexta temporada sin la red de seguridad que la maravillosa saga le ha proporcionado en las cinco anteriores, me atrevería a sumar (aunque en menor medida por su calidad argumental) el estreno de Warcraft, todo un referente desde hace muchos años en el género a través del juego de ordenador(y de rol) con el mismo nombre. thumb_trailer-warcraftSin entrar a valorar en profundidad si la adaptación de éste último es justa, creo que el espectador que no conoce la saga, se encuentra con un universo por descubrir, con elementos conocidos pero con muchísimos mas por llegar, y a los fans del juego, creo que cada uno tiene su opinión respetable al respecto, en mi caso si he de criticar algo sería algún matiz en el guión y alguna interpretación, pero todo es perdonable, visualmente es impecable y se merece una gran continuación que de seguro llegará.

 

juego de tronos

Respecto a Juego de Tronos, (tranquilos que no voy a desvelar nada de la trama) no tengo mas que quitarme el sombrero; capítulos como el de ayer, número nueve de la sexta temporada, hacen afición. Todos los ingredientes de el buen género fantástico a los mandos de una dirección soberbia, escenas que te hacen saltar de sillón desprendiendo un realismo nunca visto antes en un envite de ese nivel. Bajo mi opinión, ayer se dio una vuelta de tuerca a las batallas, con unos planos tan reales que conseguían hacernos creer que nos faltaba el oxígeno, o que nos subíamos a lomos de un dragón. Esta serie siempre nos obsequia con un capítulo para el recuerdo por temporada, pero ayer subieron a un nivel superior.

Tantos eventos fantásticos y con tan buena aceptación por parte del público, sea o no fiel seguidor o lector habitual de fantasía, no hace sino recuperar la confianza en que el género puede recuperar otra vez el encanto del público y que todavía hay muchas historias y mundos por descubrir. Y que no todo en el mundo de la ficción cinematográfica ha de estar basado en comics(que por cierto me encantan), o en novelas de amor fantástico adolescente descafeinadas, la fantasía épica es dura, directa, no se anda con contemplaciones, te puede llevar a lo más sublime y te puede hundir en la más profunda desesperación. Esa es su grandeza, y por eso la adoramos.

Alegra ver que tras la obra de Tolkien, salen otros productos capaces de llegar a las masas, y en el caso de Juego de Tronos, con un discurso que no es para todos los públicos, pero que todos los públicos lo acaban disfrutando. Esperemos que sigan aflorando las grandes historias, son necesarias en este mundo tan contaminado con los productos de consumo rápido y sin chispa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *